Viernes, Noviembre 22, 2019
Follow Us
El Minuto Cultural Sabatino: La historia narrada por sus herederos

Los periodistas Germán Reyes y Miguel Martínez

Se mantiene la promoción de cultura nacional o de otros países e idiomas, una nueva canción, un poemario, el recital convocado; Aunque los productores tengan particulares gustos, se deben al auditorio que los ha seguido por casi treinta años, en el mismo horario.


Por: redACCIÓHN

Tegucigalpa

10 de junio, 2019


Llegaron antes de la hora pactada, estrecharon el saludo entre amigos y compañeros en una cita poco común para dos periodistas, bajo la condición de ser entrevistados. Aquello se transformó en una conversación mientras la historia y el café se encontraban en nuestra mesa.

Nos tomamos un café para hablar del Minuto Cultural Sabatino; programa que en noviembre próximo cumple 30 años en el dial de Radio América, donde cada sábado, a las ocho y quince de la mañana, Germán Reyes y Miguel Martínez leen un fragmento, comparten información cultura y nunca falta una canción.

La idea de iniciar un espacio cultural tiene un responsable. Se trata del periodista Guillermo Castellanos Enamorado, nacido en Santa Bárbara el 17 de julio de 1926. Y dedicado por muchos años al ejercicio periodístico en diferentes medios de comunicación. Redactó para “El Cronista”, Diario “El Heraldo” destacó en Radio América, como reportero, cronista parlamentario y creador de este espacio cultural, que dirigió hasta su muerte el 16 de noviembre de 2003. Curiosamente, un día sábado.

Fue Miguel Martínez, quien nos relató el origen del programa. Es de los primeros integrantes del colectivo junto a don Guillermo; recordó que el entonces propietario de la radio, el doctor Miguel Andonnie Fernández (Ya fallecido), decide ofrecerle un espacio, decisión que fue respaldada por el entonces director de la emisora, Rodrigo Wong Arévalo. luego de una confrontación en otro programa de la radio.  

Un programa distinto a lo que se venía haciendo en radio, fue la apuesta inicial para el programa, el cual entra al aire después del espacio informativo insigne en Radio América, nos referimos a Noticiero “El Minuto”.

Aunque, Martínez aclaró que más allá del noticiero, “el Minuto Cultural debe su nombre porque solo iban a darle un minuto”, posteriormente, se convirtieron en cinco, con la aprobación de Wong Arévalo.

Para ese programa, acompañaron a don Guillermo Castellanos Enamorado, sus colegas Manuel Torres Calderón, quien elaboró en el primer editorial y Mario Valentín Sánchez, quien laboró por muchos años en Radio América.

El programa no tenía más espacio que el editorial y los comentarios culturales de don Guillermo, que en ese entonces era el director de “Heraldos”, la sección literaria de DIARIO EL HERALDO, que la mantuvo hasta la reestructuración de 2001. Más o menos 12 años.

Martínez recordó las primeras grabaciones del espacio, en la cabina de la Escuela de Periodismo de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), cuyo operador fue Gualberto Zúniga, también ex catedrático hoy jubilado. Unos tres o cuatro años el programa se editaba cuando con grabaciones se hacían con “cinta de reel”.

Otro de quien colaboró como operador fue Asunción Huete, hoy convertido en Periodista y labora para HRN. Con el tiempo, tanto Martínez como Reyes recuerdan que se dejó de grabar en la UNAH.

Sin publicidad

Miguel y Germán, mantienen un formato dentro del programa, la que fue una condición especial de Guillermo hacia la dirección de la radio; no tener publicidad. Esto era indispensable cuando el programa pasó a su duración actual (15 minutos), teniendo en cuenta que el espacio en la radio era caro y si se daban los quince minutos, entonces ya era una paga adicional.

“Algo que no ha sido normal en las radios hondureñas, que te dan un espacio y en lugar de pago, te dan dos anuncios”, agregó Martínez. Aun se recuerda la postura de don Guillermo, un “No” a la publicidad y la propuesta se mantiene.

Haciendo referencia al uso de refranes al estilo del Minuto Cultural Sabatino “no hay mal que por bien no venga”, lo que se pretendió la salida de un espacio para Castellanos, le inició un camino vigente con estilo propio y sin la interferencia -siquiera- sujeta a anuncios comerciales, 15 minutos para hacer periodismo de cultura dirigido a un pueblo pintoresco y soñador.

Contenido en 15 minutos

El café comenzó a endulzarse con los maestros, amigos, compañeros y hoy, herederos de “don Guillermo”. Con el café pronto se dio una tertulia, nada difícil entre dos amigos y compañeros del periodismo y de aulas universitarias como docentes.

Antes de que German (Reyes) llegara, a principios de los 90, tuvo la amabilidad de facilitarnos los cables internacionales de cultura -expresó Miguel- y eso era otra particularidad en el caso nuestro, el tema iberoamericano sigue siendo la norma, la permanente norma de reseña, congresos concursos, triunfos, derrotas del idioma español, aparecen puntuales en El Minuto Cultural.

Al preguntarle al también corresponsal de la Agencia EFE en el país, sobre su ingreso al programa, alegó con una sonrisa de niño, no recordarlo. “A estas alturas, ya por viejo que soy se me ha olvidado. Pero Guillermo era más viejo que todos y murió a los 77 años, en 2003 y yo estaba en la primaria ja ja ja”, le respondió a redACCIÓHN.

Pero de su voz, comenzaron a salir “a pie juntillas” las secciones, algunas que ya no están y las que, hasta hoy, conforman el Minuto Cultural Sabatino. Tales como “La Caricatura Cultural”, o “El telegrama para la china; la prima de Colinas, desde Chinda, Santa Bárbara” y “¡Caramba Compa! desde La Campa, Lempira”, donde mencionan lugares que apuntan y recuerdan un gusto personal de sus productores, y municipios del departamento de Lempira o de Santa Bárbara, donde nació don Guillermo.

Secciones de alguien que le da por andar vagando, y desde cualquier feria que hubiera en el país, el personaje ése y alguna gente se fue identificando y con el viejo -don Guillermo-por supuesto.

También recordó otra sección llamada "Las Papaditas de Narda Meléndez", en honor a la abogada y feminista hondureña, quien murió en el año 2004. 

Inmediatamente la nostalgia por aquellos tiempos volvió apoderarse del olor a café. Haciendo un juego de palabras “caramba” es una expresión de asombro muy popular en el interior, en los pueblos y el compa también.

“Los amigos se saludan ¿qué tal compa? para donde va compa, el compa es muy familiar de muy amigos, es decir compadre. Y entonces para que hiciera juego, le añadí el nombre de un pueblo, que es el de La Campa, a 16 kilómetros de la ciudad de Gracias, Lempira, y esa fue una forma de promover los pueblos”, explicó Germán.

Por supuesto, la proyección del cine como arte. Un espacio que durante mucho tiempo lo manejaba Roberto Budde, pero se fue del programa (aunque nadie se ha ido, para nosotros siguen todos los fundadores, aunque no lleguen, como Héctor Espinal, Orfa Mejía, si algún día quieren llegar, ya saben) -aclaró Germán- que Roberto y Héctor envían información.

Ya para la década de 1990, la información se facilitaba porque, don Guillermo apoyaba el departamento de Relaciones Públicas en el gobierno de Carlos Roberto Reina (1994-1998), con el entonces vice ministro de Cultura, Rigoberto Paredes (QDDG), siendo ministro Rodolfo Pastor Fasquelle.

En el año 92, son los 500 años de la llegada de los españoles a América y él (don Guillermo) hizo algo titánico, consiguió una versión radiofónica de “Las venas abiertas” y hace una difusión que dura como tres meses, con cassette, y se comía el programa.

Una que otra anécdota

Una parte especial del programa, es la introducción, donde se identifica la radio en la voz de quien fuera uno de sus corresponsales, don Julio Arriola Oliva. Los viernes, que eran para grabar “El minuto cultural…”, esperaban que los corresponsales enviaran su reporte desde sus municipios.

“Pásame a Julio…”, le dijo Reyes al operador en turno y este pide al veterano comunicador que si puede identificarle a su estilo, la radioemisora para finalidad del programa “Si vos, no hay problema” -lo imita Germán-, es como sale la frase “Transmite Radio América, Cadena nacional…”.

También ha sido un espacio para contribuir a las luchas sociales, entre las anécdotas, Germán compartió que, un día, Berta Oliva me habló que querían hacer un programa de radio y no tenían donde difundirlo para comenzar, entonces le dije al viejo (don Guillermo):

“Mirá que la gente del COFADEH quieren hacer un programa y no tienen un espacio si te parece, les cedemos el espacio, “con gusto vos, no hay problema, deciles que sí”, así como hablaba el viejo y así salió al aire el primer programa del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH) en el Minuto Cultural “Voces contra el Olvido”, el cual sigue transmitiéndose en otra radioemisora.

Es uno de los pocos espacios donde se habla de libros, películas, producción nacional, y se ha logrado con colaboradores como Roberto Budde, quien además ayudó a la producción de SOSA PARA SIEMPRE (Un conjunto de poemas en la voz de su autor, Roberto Sosa) y en el programa se reprodujo todos sus poemas.

Te doy una canción, un poema, una idea del país

Se mantiene la promoción de cultura nacional o de otros países e idiomas, una nueva canción, un poemario, el recital convocado, aunque los productores tengan particulares gustos, se deben al auditorio que los ha seguido por casi treinta años, en el mismo horario.

Todavía hoy sigue siendo un lugar donde la música es oportuna, no sólo porque sea una excepción, sino porque es oportuna y que la lectura nacional sigue siendo un tema que no existe en el resto de las radios.

Miguel y Germán han extendido este espacio de apoyo más allá de la radio, un caso reciente fue con el cantautor de La Ceiba, Guillermo Anderson, a quien siempre le promocionaron su música, pero al saber que estaba mal de salud, le hicieron homenajes y reconocimientos póstumos. Germán piensa conversar con el alcalde ceibeño, para que el aeropuerto de la ciudad se llame “Guillermo Anderson” y no Golosón ¿Qué quiere decir? un goloso grande, se preguntó.

También hay espacio para las publicaciones literarias, y se basa en relaciones cercanas con editoriales nacionales que producen algo en el país, para el caso con Guaymuras, COMUNICA, Casa Blanca, OIM, etc.

Se mantiene esa visión de la radio como una producción independiente del guion tradicional y del guion de noticias. Es un guion como revista con música, poesía noticias. Todo esto pasa por el actual operador, Luís Pineda.

Reconocimiento por su aporte

Sus productores y conductores resaltaron un reconocimiento especial; el nombre de don Guillermo ha obtenido un par de naciones adicionales, como ferias nacionales, festivales y Juegos Florales.Durante estos años al aire, El Minuto Cultural Sabatino ha sido reconocido por instituciones como el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), donde resalta el aporte de Castellanos Enamorado en el programa, en la década de los 90. De igual forma, en su segundo momento, el secretario de Cultura, Artes y Deportes, Rodolfo Pastor Fasquelle, reconoció al programa con “La Hoja Laurel de Oro 2008”, bajo el gobierno de Manuel Zelaya Rosales.

Así, contado por sus -bien hechores-, se mantiene un espacio con su propia independencia que llegará sus 30 años, en este próximo mes de noviembre. La cita es la misma, entre las ocho y quince de la mañana vendrá la voz de don Julio y seguida la bienvenida “El Minuto Cultural Sabatino, el programa herencia de Guillermo Castellanos Enamorado, fundado en noviembre de 1989”.

Postdata: Telegrama para Orfa, “El Chino”, Manuel, Roberto. Dice German que regresen “Para nosotros no se han ido, así que ya saben cuándo quieran…”.