Viernes, Noviembre 22, 2019
Follow Us
Félix Cesario, sobrevivió al terror para enseñar, escribir y declamar

Con una lectura de poesía testimonial en una radio internacional, el poeta y periodista Félix Cesario, recordó aquellos Tiempos de Terror, siendo uno de los sobrevivientes para seguir luchando con su pensamiento, letras y palabras.

Por: redACCIOHN

San Francisco/Tegucigalpa

30 de Agosto del 2019


El escenario fue uno de los más gustados por el poeta, no era el teatro sino una radio –por internet- que hizo una pausa entre música en inglés para compartir los poemas en la voz de su autor y principal actor.

El telón se abrió a las siete y media de la noche hora de Honduras, cuando desde la radio con sede en San Francisco, Californía, anunció a Félix Cesario y abrió la comunicación telefónica a través de “Pájaro Latino Americano KPOO Radio”, emisión del 15 de agosto reciente.

¡Buenas noches! saludó la periodista Chelitz López -quien comparte micrófonos con Jorge Bustamante- y dirigiéndose al poeta le preguntó acerca de su lucha social por la liberación de la patria durante la tenebrosa “década del terror” que se implementó en Honduras, en la década de 1980.

El 15 de agosto de 1983 el periodista y poeta fue víctima de desaparición forzada temporal. Desde entonces su estado se salud es delicado a causa de los golpes, sobrevive con una hernia y dolores constantes en su espalda y piernas. De su secuestro ejecutado por las fuerzas represoras del Estado y la injerencia de los Estados Unidos, surgieron letras de denuncia que, 36 años después continúan vigentes, ahora señalando el narco gobierno que sumerge a la población entre la pobreza, corrupción e impunidad.

Agregó que hace cuatro décadas formó un grupo guerrillero junto a líderes detenidos desaparecidos y asesinados, entre ellos Tomás Nativí y Félix Martínez, por quienes se continúa clamando justicia. Félix Cesario fue bastión de importantes luchas y su liderazgo lo mantenido alerta ante los diferentes ataques de quienes son señalados con su pluma que no sabe callar las desigualdades.

Y que los mismos autores de su secuestro, son los mismos que mantienen el terror en la actualidad, integrantes del escuadrón de la muerte “3-16”.

Félix Cesario afirmó, antes de leer algunos de sus poemas, que no se arrepiente de lo que ha vivido, que siempre fue rebelde y confesó que su religión es el amor.

La poesía y el periodismo surgieron a la misma vez en su niñez. Su abuelo era el maestro de su natal San Francisco de la Paz, Olancho. Y al aprender a leer y escribir era quien redactaba las cartas de amor de sus compañeros; además llevaba las noticias de un barrio a otro “vos vas a ser periodista” le profetizó su profesor, compartió con Chelitz y Jorge.

Aconsejó que no se debe guardar rencor contra nadie, y justo por esa humanidad posee la capacidad de ayudar a quien lo necesite, en medio del “terror de la ternura”. 

La Leyenda

En la actualidad, el ex catedrático universitario lamenta que un déspota gobierne –ilegalmente- Honduras, país hundido en una crisis nunca antes visto, ni en los años 80, aseveró.

Llamado también “La Leyenda”, y a sus 76 años de edad, Félix Cesario desea seguir en la lucha y en las calles, por una patria mejor, más humana, amorosa, que sea la herencia dejada a los jóvenes, a su hijo –también periodista-, al Pájaro Latinoamericano, al cóndor, al águila, al quetzal, a la guara, a todas las personas que los escuchan y a quienes lo han leído, haciendo sentir que en el amor y la ternura no hay límites.

Al ser interrogado sobre la situación para ejercer el periodismo en Honduras, no vaciló en denunciar el estado de represión estatal hacia la prensa y comunidad estudiantil que reclama sus derechos mediante la protesta social, de la cual su hijo ha sido víctima directa por defender la educación pública en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

“Hacer periodismo en mi país es andar con una pistola puesta en la nuca”, es terrible que quienes ejercen el poder son intolerables, no dialogan, más bien atacan con metrallas, bombas lacrimógenas, ni el violador de lesa humanidad de los años 80 -responsable de su secuestro- Gustavo Álvarez Martínez, reprimió a la prensa, como lo hace el tirano Hernández, que a su vez es apoyado por la mayor parte de los medios de comunicación corporativos.

La entrevista radial continuó con una de sus obras consentidas “La Ciudad” y recordó a Jenny, la muchacha a quien dedica parte de sus amorosos versos de su más reciente libro “Tiempos del Terror”, impulsado por muchas personas que lo animaban a escribir y publicar, declaró.

Aunque confesó ser tímido, también manifestó su cercanía con la juventud, especialmente universitaria, a quien anima y acompaña en procesos de lucha por la liberación de la patria.

Hablar de Félix Cesario, es destacar a un hombre honrado, leal, trabajador y comprometido; luchador por los pobres, campesinos, mujeres y obreros “así me enseñó mi mama, así me enseñó mi papa”, aseveró con su voz suave y firme. Sin embargo, considera que aún no ha hecho lo suficiente y que le falta mucho por vivir.

Entre sus características resalta ser un loco por ser enemigo de los políticos y ladrones del pueblo. Y seguirá haciéndose y haciéndole a Dios preguntas como ¿Por qué hay ricos y pobres? ¿Por qué tanto baño de sangre? 

El Pájaro LatinoAmericano animó al poeta que algún día se anime a volar (salir del país), que sus poemas y su voz se escuchen directamente en otros países, para que su testimonio y conocimientos periodísticos se compartan en otros espacios. 

Y Félix Cesario les compartió el poema "Monólogo contigo", escrito para Edith Margoth, madre de su hijo, y en esta lectura dedicado también a Chelitz López. 

Nos despedimos con una frase de “El Viejo” como lo llaman de cariño “Nos vemos, si Dios quiere…” en el Día Nacional del Detenido Desaparecido en Honduras.

Mientras el maestro de la ternura pidió que en cabina le complacieran con la canción "Sólo le pido a Dios", en la voz de Mercedes Sosa.

SECRETO DE ESTADO

 

Felix Cesario

Cuando aparezcan los desaparecidos;

en ese día, a esa hora, en ese instante de la historia,

han de llegar fraternos, humanos, únicos, espléndidos,

hondos y musicales, como un amanecer sucio de ternura.

 

Vendrán:

Manfredo Velásquez, Eduardo Lanza,

Jorge Zavala Euraque, Hilda Rosa Cerrato, María Ediltrudis

Montes, Roger Gonzalez, Reynaldo Díaz, Roberto Fino,

rumorosos como un milagro

con sus cuadernos universitarios bajo el brazo

y el amor del hombre por el hombre,

con sus sonrisas y empapado de espantos sus cabellos.

 

De igual manera vendrán:

Fidel Martínez, Tomás Nativí, olorosos a muerte,

a verdugo y a cárceles; llegarán a darnos las gracias por los

insomnios y por estas esperas

largas agujeradas de esperanzas

nos pedirán un plato de paz y un vaso de ternura

mientras nos enseñan el ABC de la lucha,

para bañar de libertad a este pueblo, a los pueblos

y a borrarles el terror,

a construirle nuevos horizontes a este país,

devolviéndole la dignidad perdida.

 

Vendrán, espiritualmente entre

las manifestaciones populares:

los Félix Martínez, los Herminio Deras,

los Gustavo Morales, los Rolando Vindel,

los Cristóbal Pérez, los otros y las otras

y los muchos ante el asombro de las víboras y las hienas

que han hecho de este país un paisaje, circo-estadio-militar

sangriento, tristísimo y violento.

 

Estarán –para ese entonces

las madres, las esposas,

los hijos, los hermanos, los compañeros

para el abrazo de niños de corazón de azúcar

ese día, cuando aparezcan los desaparecidos,

dejará de ser un secreto de estado

del pentágono

ese día será una manifestación

espontánea de banderas y un mar de pueblos liberados.

 

Han de aparecer los desaparecidos en el instante exacto de

la historia con todo el terror de la ternura.