Viernes, Noviembre 22, 2019
Follow Us
Dos fuerzas: La ciudadanía en las calles  y Hernández que reprime

Hasta el Congreso Nacional, la población llevó el grito en exigencia de renuncia al ilegal presidente Juan Orlando Hernández, en UNAH-VS la bota militar se impuso este martes 06 de agosto.

Por: redACCIÓHN
09 de agosto de 2019
Tegucigalpa

Una nueva publicación, de una cadena internacional de noticias, sacude el apellido Hernández. Esta vez por recibir, de acuerdo con una investigación federal, cerca de un millón de dólares para financiar sus campañas político-partidarias.

La reacción de la ciudadanía hondureña no se hizo esperar. A nivel nacional exige la renuncia de Juan Orlando Hernández, como mandatario (ilegalmente reelecto en 2017) de Honduras, mientras que la policía y fuerzas armadas responden con bombas lacrimógenas y demás químicos para disuadir las manifestantes.

Tegucigalpa, La Ceiba, San Pedro Sula, Choluteca, La Esperanza, La Paz, entre otras ciudades, se movilizaron atendiendo el llamado de la Plataforma de lucha por la defensa de la Salud y Educación, ante la posible implicación de Hernández en conspiración de tráfico de drogas para financiar su campaña política.

Durante el día estuvo fuerte la represión hacia quienes se manifestaban en Tegucigalpa, en una movilización que salió desde la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) con destino al Congreso Nacional, en el centro de la ciudad. Por la noche, las fuerzas policiales impusieron la violencia contra la prensa y comunidad estudiantil de la Universidad Nacional en el Valle de Sula (UNAH-VS), en San Pedro Sula, al norte del país.

La Plataforma condenó el atentado hacia manifestantes, que en Tegucigalpa dejó cinco jóvenes heridos y el incendio de un edificio cercano al Congreso Nacional a causa del lanzamiento de bombas de parte de la policía, aclarando que los jóvenes ayudaron a evitar el saqueo por los infiltrados.

El camarógrafo Juan Carlos Castillo, de canal 11, fue brutalmente golpeado por al tres policías y agentes de la fuerzas espaciales, cuando junto a la periodista Iris Urbina, cubría la protesta en la universidad del Valle de Sula.

Asimismo, estudiantes de la UNAH-VS, que se transportaban en un bus hacia sus hogares, fueron objeto de la represión policial, luego que una bomba lacrimógena les fuera lanzada hacia dentro de la unidad de transporte.

Representantes de la Plataforma de lucha por la defensa de la Salud y Educación, aseguraron a través de un comunicado de prensa, que la caída del régimen está cerca, y quienes salieron este martes a protestar, empezaron a escribir historia para la reconstrucción de Honduras con honestidad y sin corrupción.

Cabe señalar que el hermano del ilegal presidente hondureño, Juan Antonio Hernández, guarda prisión en Estados Unidos, acusado de tráfico ilegal de drogas, desde el 2017. Mientras JOH afirma su labor para combatir el tráfico de drogas a gran escala.

"Solo hay dos caminos: el camino bueno y el camino malo, y nosotros vamos por el buen camino" afirmó Hernández en una movilización la tarde de este martes, convocada y patrocinada por su régimen, donde asisten simpatizantes del Partido Nacional y empleados públicos.

Suyapa Figueroa, presidenta del Colegio Médico de Honduras (CMH), y representante de la Plataforma, expresó que si Hernández y sus cercanos colaboradores no deben nada, que se vayan en el avión presidencial a la Corte Sur de Nueva York, a rendir cuentas, por qué el que nada debe, nada teme.

Organizaciones nacionales e internacionales que defienden derechos humanos, han denunciado las acciones de represión hacia quienes protestan exigiendo la salida de Hernández del Poder Ejecutivo y demanda respeto al trabajo de periodistas, así como de defensores y defensoras.

En el marco de estas protestas hay cientos de víctimas gaseadas, golpeadas, asesinadas y un preso político, el docente Rommel Herrera Portillo, enviado a la cárcel de máxima seguridad, donde estaban desde enero del 2018 Edwin Espinal y Raúl Álvarez presos por oponerse al fraude electoral, y quienes hoy recibieron medidas sustitutivas a la prisión.

El pueblo hondureño desde hace diez años se mantiene en las calles denunciando el golpe de Estado del 28 de junio del 2009, así como elecciones fraudulentas y robo de votos que han favorecido al Partido Nacional, que mantiene en un segundo periodo (no contemplado en la Constitución de la República) a Juan Orlando Hernández.