Viernes, Noviembre 22, 2019
Follow Us
Honduras en deca-dencia

Agustina Flores

Sumergida en la corrupción, pobreza y desigualdad, producto de un golpe de Estado y gobernantes despóticos, la Patria duele.

Por: redACCIÓHN
Tegucigalpa
29 de julio 2019


Han pasado 10 años desde el golpe de Estado en Honduras, y el colectivo popular se fortaleció ante la exigencia para que se restaurara el orden Constitucional, que si bien, no se ha logrado, el pueblo no se rinde.

Miles de personas a nivel nacional inmediatamente salieron a las calles totalmente militarizadas, resistencia que se mantiene, y personas que cuentan su lucha desde aquel domingo 28 de junio del 2009, cuando mandó al exilio al entonces presidente José Manuel Zelaya Rosales.

Una de las defensoras de la soberanía patria es la profesora Agustina Flores, víctima de tortura y capturada ilegalmente la noche del 22 de septiembre del 2009, cuando ingresó clandestinamente al país Zelaya Rosales y se instaló en la embajada de Brasil, con sede en Tegucigalpa.

¿Si pudiera volver 10 años antes, cambiaría algo? Preguntó redACCIÓHN

Volvería a vivir lo que he vivido en defensa de la patria –afirmó- porque no es sacar a una persona, sino un sistema.

¿Quiénes fueron las personas que salieron a las calles aquella mañana del 28 de junio tras confirmarse que se había derrocado al presidente Zelaya Rosales?

Todas las personas con conciencia social y sensibilidad humana que conocemos qué es un Estado de Derecho, en ese momento salimos a defender el Estado de Derecho que debe imperar en nuestro país, no a una persona. Respondió Agustina Flores, defensora de derechos humanos y docente jubilada.

"Por qué sabíamos lo que representa un golpe de Estado, la pérdida de la institucionalidad".

Agustina y Berta, durante su encarcelamiento en 2009.
Foto: Archivo Agustina Flores

La profesora Agustina, viene de una familia con formación política y lucha social, su madre Austraberta Flores fue alcaldesa por dos ocasiones en La Esperanza, Intibucá, además de poseer la sabiduría ancestral indígena lenca. Entre sus hermanos y hermanas, mencionamos a la más pequeña, Berta Isabel Cáceres Flores, asesinada en 2016 por defender el Río Gualcarque y los derechos del pueblo indígena Lenca, y de ella sus hijas son figuras públicas en la defensa de los pueblos originarios.

Es así que, la maestra no se ha quedado quieta, ni la cárcel y torturas la pudieron encadenar o callar su exigencia de justicia, que la ha llevado junto al Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), a esperar que se realice el juicio oral y público, pospuesto varias veces, contra dos policías que la torturaron.

¿Cómo ha sido esta década?

Luego con el gobierno de facto de Roberto Michetti, y los fraudes electorales de 2017, lo único que se ha hecho es despojar al pueblo hondureño de todos los bienes comunes de la naturaleza, desalojar a las personas que viven en esas poblaciones y vemos que la violencia se ha magnificado. 

Es decir que del golpe 2009 para acá, Honduras ha ido en decadencia económica, política y social, y tenemos como resultado de ese Golpe de Estado y todas las leyes abusivas que han aprobado, un impacto en la población que se refleja en la falta de oportunidades, empleo, salud y educación; pero es lamentable, Honduras es mi patria y me duele porque es mi país.

En una continuidad del Golpe, hemos llegado a la falta de empleo, mal sistema de salud y de educación, agregó Flores.

"Honduras se lleva los best-seller (obra literaria de gran venta) a lo malo, en violencia, corrupción, feminicidio, impunidad, es doloroso tener que ver la pobreza en que nos estamos hundiendo".

Aseveró que, sólo quienes tienen sueldos exorbitantes pueden sentir la crisis que estamos viviendo. Honduras está catalogado entre los países más pobres de la región, y está situación es uno de los motivos de migración forzada.

Para la maestra, la crisis económica es terrible y se puede percibir cuando el gobierno (ilegal) de Juan Orlando Hernández, llama a la gente humilde (pobre) a manifestarse a cambio de 50 lempiras (us $ 2.00).

Hizo referencia a casos públicos de corrupción denominados como Pandora 1 y 2, Caja Chica de la Dama, los saqueos que mantienen en crisis el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), y el robo de los fondos del Instituto Nacional de Previsión del Magisterio (INPREMA).

Declaró que "hay una crisis creada, duele que a diario más de 500 personas emigran en caravana o individual para buscar oportunidades que este gobierno corrupto no les da, por la inseguridad de sus barrios".

Además lamentó que el dinero del pueblo se invierte en armas e in-seguridad. Cabe señalar que Honduras es uno de los países con mayores índices de violencia que ataca además a menores, mujeres, comunidad de la diversidad sexual, periodistas, abogados, ambientalistas, indígenas, etc.    

En este contexto, la maestra que hace diez años estuvo en prisión acusada de terrorismo, conoció allí muchas realidades y fortaleció su convicción para seguir defendiendo derechos de personas que este día no tienen que comer ¡Personas no tienen esperanza!

¿Por qué no tienen esperanza?

Este gobierno nos ha robado todo, hasta la esperanza, lo único que no nos ha robado son las ganas de luchar. Es que es un gobierno criminal -agregó- decía un empresario que no es tanto el daño que hace –al país- la gente que protesta, refiriéndose a la corrupción estatal. 

Este es un sistema oprobioso, criminal, fascista, narcotraficante, según documentos desclasificados, refirió Flores, quien no mira una salida con pacto, diálogos o intervenciones de organismos internacionales. 

En cuanto a las manifestaciones constantes, afirmó que, "las calles son nuestras y no nos las puede quitar nadie, pero necesitamos líderes que salgan del pueblo, confiables y coherentes".

La profe Agustina continúa en las calles, en la corte, en la espera de que algún día la justicia llegue para las víctimas de violaciones a los derechos humanos. Su caso podría ser el primero del Golpe de Estado del 2009, en llegar a juicio oral y público en Honduras.