Viernes, Noviembre 22, 2019
Follow Us
Roque Dalton: Mayo, vida e impunidad

Foto: Archivo Roque Dalton

Sobre su caminante corazón, denunció las injusticias de El Salvador, y a 44 años de su asesinato, un hogar continúa extrañando su presencia, un lugar donde el pueblo y quienes lo aprendieron a querer por medio de su poesía, le rindan homenaje al histórico poeta revolucionario, Roque Dalton.

Por: Sandra Rodríguez y Cesario Padilla (Especial para redACCIÓHN)

Tegucigalpa/San Salvador

01 de julio, 2019


"A los locos no nos quedan bien los nombres" escribió el poeta salvadoreño Roque Dalton, en uno de sus tantos versos dedicados a la vida. Eso puede explicar que, en un país con monumentos de reparación para las víctimas de lesa humanidad, no se encuentre alguno con su nombre.

Mi papá decía que los monumentos servían a los chuchos para que se fueran a mear ahí, expresó su hijo, el periodista Juan José Dalton, en entrevista concedida a redACCIÓHN, a fines de mayo.

Hizo un espacio en su tarea como director del Diario web ContraPunto y conversó en un mes tan significativo y en la transición de un nuevo gobierno, donde puede culminar una década de desesperanza y que lleguen los ansiados rayos de luz, para la memoria del Poeta.

En mayo coinciden dos fechas. el 10 cuando se conmemoran 44 años del asesinato de Roque, y el 15 estuviera celebrando su 84 cumpleaños. Pero esta dicha le fue arrebatada a la familia Dalton-Cañas en 1975, dejando un hogar sin esposo, sin padre, y al pulgarcito de Centroamérica, sin el poeta, sin el compañero.

La familia se siente excluida al no tener una tumba donde ir a dejarle flores y honrar la memoria de su padre, una figura muy importante para la cultura latinoamericana.

En tierras salvadoreñas, la familia Dalton -Cañas convivió muy poco con Roque, comentó su hijo Juan José Dalton. La compañera del poeta, Aída Cañas, fue quien se encargó de conducir el hogar, educar a los tres hijos (Juan José, Jorge y Roque).

"Yo digo que cuando mi padre no estaba escondido, estaba en el exilio o estaba preso", comentó Juan José.

Un crimen que tiene nombres

Roque Dalton fue asesinado un 10 de mayo de 1975, a manos de quienes comandaban el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), organización político-militar que integraba.

La familia y otros testigos que conocieron al poeta y propias auto confesiones, responsabilizan del crimen contra Dalton a Jorge Meléndez “Jonás”, Joaquín Villalobos y Edgar Alejandro Rivas Mira.

Para 1993, Juan José Dalton, siendo corresponsal del periódico mexicano Excelsior, entrevistó a uno de los asesinos de su padre, el hasta entonces conocido como uno de los comandantes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Joaquín Villalobos. El titular de aquella entrega es impactante: “El error más grande de mi vida”.

“Fue muy difícil estar frente al hombre que te está diciendo, te está contando, te está narrando las circunstancias de la muerte de tu padre”, expuso el periodista e hijo del poeta.

Aunque, puntualizó el periodista, Villalobos reconoció en gran parte el contexto en que se dio el asesinato, incluso su participación en la decisión de asesinar a Roque Dalton, y entre los nombrados de tomar la decisión mencionó a Jorge Meléndez, no es que la familia inventa, como dice Meléndez.

Mientras este último, en lo que se refiere al caso de Roque Dalton, asegurado en una nota que reproduce el Diario ContraPunto que no recuerda un asesinato, “sino un proceso político”.

¿Fue honesto Joaquín Villalobos en esa entrevista? Le preguntamos a Juan José.

La falta de honestidad de Villalobos, entre otras cosas, porque yo no sabía, simplemente cumplí un mandato del periódico Excelsior, para el cual yo trabajaba.

El periodista nos confesó que le faltó preguntarle quién lo había matado. Ahora sé por testimonios que fue Meléndez y Villalobos quienes lo asesinaron, y eso no me lo dijo en la entrevista. Él mismo (Villalobos) hubiera tenido la valentía de decírmelo, aunque no hubiera sido en público.

“Lo bueno es que si no le hubiera hecho esa entrevista no supiéramos muchas cosas de lo que dijo, y lo malo de la entrevista son las consecuencias, una de ellas que después ha desmentido de lo que ha dicho”, acentuó el hijo de Roque Dalton.

Juan José Dalton (Foto: Manuel Jacinto).

Ellos cargan sobre su espalda el asesinato del intelectual más grande que ha parido El Salvador. Es como si en Chile alguien hubiera matado a Pablo Neruda, en Uruguay a Mario Benedetti o Eduardo Galeano, pero alguien de la izquierda, comparó.

Hasta sus propios asesinos, por su propia boca y a regañadientes han tenido que reconocer que fue un error gravísimo el que cometieron. Un acto repudiable por todo el mundo.

"No hay ni en la derecha, ni en la izquierda, ni en el centro un hombre intelectual que haya influido tanto en la política y en la sociedad, y todavía falta mucho por conocerse", detalló.

El hijo del poeta lamentó que, pese los 10 años la izquierda gobernando en El Salvador (2009-2019), fue un paso casi inútil en el desarrollo político, social y no menos en el económico, es una década perdida y en gran parte por la impunidad que hay en el caso de Roque Dalton.

Roque y sus hermanos extranjeros

“Cuando sepas que he muerto, no pronuncies mi nombre” verso que forma parte de la Antología de Roque Dalton, pero su nombre nunca deja de ser mencionado en un mundo de constantes cambios sociales, donde la poesía sigue intacta.

Personajes como el poeta y sacerdote nicaragüense Ernesto Cardenal, Julio Cortázar, Mario Benedetti, el cantautor cubano Silvio Rodríguez, mantienen vivo a Roque, tal como lo conocieron, varios artículos y participaciones hace que no exista un vínculo de sangre, pero si una hermandad intelectual.

Juan José recordó que en el 2003 Silvio Rodríguez visitó El Salvador, el Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) había llegado a la alcaldía de San Salvador, y entre sus empleados estaba Jorge Meléndez “Jonás”. Al trovador cubano, lo iban a declarar "Hijo Meriticio"; pero supo que iba ir a la alcaldía a recibir el reconocimiento.

Silvio Rodríguez no quiso ir, dijo que “no iba ir a darle mano a uno de los asesinos de un hermano mío” y no fue, detalló Juan José Dalton.

-En los dos periodos en los que gobernó el FMLN o “El frente”, Jorge Meléndez ocupó la Dirección de Protección Civil. Uno de los asesinos de Roque Dalton ocupando puestos de confianza, lo que ha sido una constante revictimización para la familia. -

El escritor uruguayo, Eduardo Galeano, luego de recibir el doctorado Honoris Causa y luego de compartir unas palabras  en la Universidad Nacional, les dio duro a los gobernantes, expresando que: ¡Qué estúpidos fueron los asesinos de Roque, que creyeron que podían asesinar a esa invencible, a esa inmortal capacidad de belleza y de humor y de amor! Qué estúpidos fueron... ¡que estúpidos!

Otra ocasión, el escritor portugués y Premio Nobel de Literatura 1998, José Saramago, llegó a El Salvador y su pregunta central fue ¿Dónde está la tumba de Roque Dalton? Para ir a hacerle un reconocimiento. Dalton Cañas evocó el gesto del escritor cuando la familia le dijo que no había tumba, porque su cuerpo no había aparecido.

Juan José cree que, "sin querer queriendo" la izquierda salvadoreña propició que en los círculos intelectuales latinoamericanos y del mundo comenzaran a interesarse por su obra, poco conocida a nivel nacional.

A su parecer, lo anterior ocurre porque a los presidentes de la izquierda no les interesó la obra literaria, al contrario, su actitud abonó a la impunidad, y conllevó a que el pueblo salvadoreño esté muy desilusionado porque el ser de izquierda era un orgullo y reconocimiento social, y era tan adverso al poderoso que hubo un contexto de guerra.

Una mamá guerrillera

Aída Cañas, detrás una foto de Roque con sus tres hijos. (Foto Abel Carmenate) 2015.

Dalton fue asesinado en el seno del ejército revolucionario del pueblo por los líderes. La familia se integró a los procesos de la guerra siguiendo los pasos de Dalton. Su esposa también es una luchadora de años.

Dalton fue acompañado por doña Aida Cañas, quien estuvo en todas sus luchas. Pero ella tuvo su propio protagonismo como fundadora de las primeras organizaciones de mujeres. Firme en sus convicciones, doña Aida nunca dejó de ser de izquierda sólo porque una organización mató a su esposo y padre de sus hijos.

"Sabíamos que el crimen era injusto, cualquier acusación que le hubieran hecho, la historia nos ha demostrado que teníamos la razón y que mi padre tenía la razón", afirmó Juan José Dalton.

Con el tiempo se ha ido conociendo más de los asesinos del Poeta, quien no abogaba por una lucha lineal, sin por incorporar a la población a la lucha lo más que se pudiera, en medio de una dictadura armada.

Hace cuatro décadas, si mataban a alguien en las protestas, se hacia la vela en la iglesia y salían las procesiones al cementerio a enterrar a los muertos de días anteriores y esa misma manifestación era asesinada, entonces era un ciclo que estalló en una guerra. Entre los años 70 y 80 suma a 100 mil muertes en El Salvador.

Esa radicalización -expresó Juan José- llevó a ver en todas partes al enemigo y aniquilarnos, y así cometieron crímenes de lesa humanidad, asesinatos de gobiernos municipales, diputados y crímenes de guerra. Nunca lo hizo la izquierda salvadoreña en su conjunto una autocrítica, y el FMLN cometió graves crímenes contra sus propios combatientes.

Proceso de reparación

El poeta Roque Dalton fue acusado y fusilado solamente por sospechoso. La Causa está en proceso de implementación de justicia, por lo que cuando se haga el recuento de los hechos, aparecerán nombres de los jefes militares que lo mandaron a fusilar y miles de combatientes, que ellos mismos han pretendido mantener en el olvido.

Con la llegada al poder de Nayib Bukele, el 1 de junio, entre sus primeras decisiones fue la destitución de Jorge Meléndez de su cargo público, lo que puede ser el inicio del camino que lleve a la justicia, reparación y el nunca más para la memoria de Roque Dalton.

En un país herido por la inseguridad, pobreza, migración y abandono estatal, la familia Dalton- Cañas lleva una lucha 44 años, para saber la verdad, donde están los restos del escritor.

Es un sentimiento de miles de familias víctimas de violaciones a derechos humanos "hemos sentido igual que todas las familias de las víctimas de asesinato, desaparición, tortura, atentados, los mismos que mataron a Roque Dalton, son los mismos que secuestran, extorsionan y asesinan a un gran empresario con ideas progresistas, Roberto Poma", denunció Juan José.

En búsqueda de reparación por el asesinato del intelectual más trascendente en El Salvador, la familia se ha enfrentado al mismo paso del tiempo y la impunidad del sistema de justicia que terminó en una farsa y absolvió por prescripción del delito a Joaquín Villalobos y Jorge Meléndez, con nulas investigaciones.

Fue así que, después de estudiar bien e investigar la jurisprudencia en América Latina, la familia vio que el caso se puede considerar de lesa humanidad. Desde hace un año, se está a la espera de resolución de un Amparo, y que con el fallo de la Corte se proceda según la ley. Su éste es aceptado, el caso va a marcar un precedente histórico en el país, y el pueblo encontrará justicia para su legendario Poeta.

Pero si se pronuncia en contra, hemos llevado el caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y esperamos con más fuerza exigirle al El Salvador que cumpla con hacer justicia en este caso, que es un crimen de lesa humanidad, reiteró Juan José.

Y mientras llega la justicia, son miles de personas de todas partes del mundo que esperan encontrar donde están sepultados los restos de Roque Dalton. Este punto es uno de los principales de la familia, y que los asesinos paguen y pidan perdón a la población salvadoreña y a todos los amantes de la literatura de Roque Dalton.

Sin tener un lugar específico donde rendirle homenaje a Dalton, su hijo Juan José afirmó que, los últimos 10 años de gobierno de izquierda, fue una terrible contradicción e impunidad “a tal grado que estamos pensando que esos dos presidentes (Carlos Mauricio Funes y Salvador Sánchez Cerén) también cometieron delito de encubrimiento”.

Por lo que, el periodista e incasable buscador de justicia afirmó que la impunidad no deja florecer ni desarrollar la cultura, hace crecer la corrupción y eso es lo que mata a nuestros países.

 

Poeta y compañero Roque Dalton:

El Salvador (y Centro América) será un lindo

y (sin exagerar) serio país

cuando le curen la goma histórica

lo adecenten, lo reconstituyan

y lo echen a andar. (del poema El Salvador Será).