Viernes, Noviembre 22, 2019
Follow Us
Asalto militar en la UNAH

La violación a la máxima casa de estudio fue condenada a nivel internacional. Las balas militares escribieron con sangre la manifestación estudiantil.

Por: redACCIÓHN

Tegucigalpa

24 de junio, 2019

Cerca de las cinco de la tarde de este lunes, la Policía Militar del Orden Público (PMOP), violentó la autonomía de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), ingresó a sus predios en Tegucigalpa, apuntando sus armas hacia la comunidad estudiantil, la cual desde horas de la mañana, realizaba acciones de protesta dentro y fuera de las instalaciones.

Las universitarias y universitarios, tras ser desalojados violentamente de una protesta en el boulevard Suyapa, la Policía Militar  ingresó a las instalaciones de Ciudad Universitaria, sin justificación alguna, así lo dijo el propio rector interino de la UNAH, Francisco Herrera, en su cuenta de Twitter.

Hasta el momento, se registran cinco estudiantes heridos, que fueron llevados al Hospital Escuela Universitario (HEU). A tres de ellos se les dio el alta médica, y dos continúan en observación.

Los y las estudiantes de la UNAH víctimas de las balas militares son: Maritza Ardón, Esly Quevedo, Josué Rafael Fonseca Mendoza, Carlos Godoy, Elder Nahúm Pereira y Josué Rafael Fonseca Mendoza.

La semana anterior, en el marco de las protestas ciudadanas por la defensa de la Salud y la Educación en el país, las balas militares, asesinaron al estudiante de educación secundaria, Eblin Noel Corea Maradiaga, de 17 años, en el municipio de Yarumela, departamento de La Paz. Esa muerte está en la impunidad, mientras el pueblo permanece en las calles exigiendo justicia.

“Es urgente desmilitarizar la universidad y las instituciones del Estado”, escribió recientemente Juan Almendares Bonilla, ex rector de la UNAH (1979-1982) y articulista de redACCIÓHN.

Los testimonios de estudiantes dentro del campus universitario, todavía en horas de la noche de este lunes, eran de terror, pues afuera se observaba presencia de la Policia Militar. A eso de las ocho de la noche, un grupo de universtarios salió en movilización hacia el Hospital Escuela, para solidarizarse con los compañeros y compañeras heridas.

Esto ocurre, en un contexto donde el ilegalmente reelecto presidente, Juan Orlando Hernández, en reunión del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad (CNDS), ordenó el despliegue militar en todo el país, luego que la escala básica de la Policia Nacional y de la Dirección Nacional de Fuerzas Especiales, realizaron una protesta que no duró más de 48 horas y en algunos sectores del país, fueron estos quienes seguían reprimiendo las manifestaciones ciudadanas. En esas noches de "fusiles caídos" cuatro hombres perdieron la vida, en medio de manifestantes pacificas en dos en Tegucigalpa y dos en Jutiapa, departamento de Atlántida.

Luego del ataque militar, hace un momento en una reunión de urgencia, el Consejo Universitario decidió suspender las actividades en la UNAH, hasta segunda orden e instruyeron al rector interino para que inicie los procesos correspondientes por la violación a la autonomía universitaria.

Mientras que, en conferencia de prensa, el Movimiento Estudiantil universitario (MEU), exigió la inmediata captura de los miembros de la Policía Militar que atentaron contra la vida “de nuestros compañeros y demandamos que las autoridades -de la UNAH- se unan a esta exigencia y de no hacerlo, serán señalados públicamente ante la comunidad estudiantil y la población hondureña en general”.

Medios de comunicación a nivel mundial colocaron en sus portales la represión militar hacia el estudiantado universitario, mientras la prensa corporativa llamó a esta repudiable acción un “enfrentamiento”.